El Día del Señor

“He venido para que tengan vida” (Jn 10,1-10)

El IV Domingo de Pascua se llama el “Domingo del Buen Pastor”, porque en los tres ciclos anuales de lecturas dominicales -los ciclos A,B y C- se lee respectivamente un trozo del capítulo 10 del Evangelio de San Juan, donde Jesús desarrolla la antigua metáfora del Pastor Sigue leyendo

Catequesis

Minientrada

La vía de la belleza

 La Virgen de Vladimir

Virgen Vladimir

La Virgen de Vladimir es la primera aparición del tipo Eleusa, o de la Compasión que nos ha llegado y que tendría gran desarrollo. El gusto de la época exigía que la Madre de Dios fuese una madre humana. Su estilo presenta la misma seguridad sencilla y los mismos sentimientos humanos que en los frescos que Alejo Comneno, sobrino del emperador Manuel, hizo ejecutar en la iglesia de San Pantaleimon de Nerezi (Macedonia). La Virgen de Vladimir es considerado como el icono más grande de la Santa Madre de Dios, que el papa Juan XXIII proclamó patrona de la unidad de todas las iglesias.

Cáritas

Si pertenecemos a Cristo Jesús, lo que importa es la fe que actúa por la caridad (Gál 5,6).

Cáritas

Cáritas Diocesana de Ciudad Real tiene por objeto la realización de la acción caritativa y social de la Iglesia en la Diócesis de ciudad Real, a través de todos sus niveles, órganos y miembros. Para ellos se pone al servicio del Pueblo de Dios con el fin de promover y coordinar la comunicación cristiana de bienes en todas sus formas, y de ayudar a la promoción humana y al desarrollo integral de todas las personas, preferentemente de las más empobrecidas, mediante el desarrollo de diferentes programas de acción social.

Reto de amor

Hola buenos días hoy nos lleva Joane ( Julia) al Señor.
Buenos días, hoy el reto del Amor es caminar, avanzar, no dejar que tu pasado te aplaste. El monasterio está en un pueblo, es cierto que no es de los pequeños pero el sonido de fondo nada tiene que ver con el tráfico o el bullicio de la gran ciudad. Muchos días estamos en la capilla y son unos simples perros ladrando rompen el silencio. Al principio descentraban un poco, había momentos en los que daban ganas de gritar “¡qué se los lleven de una vez!” se tornaba molesto y lo peor es que no se podía hacer nada por callarlos, no estaba en mi mano ¿y ahora? Siguen ladrando, a veces no los oigo por que estoy acostumbrada y cuando los oigo y siento que me empiezan a enfadar los quito de mi centro de atención y vuelvo a lo que estaba: A mirar al Señor. Hoy pienso en los perros, pienso en mi pasado, en tu pasado. Todos hemos tomado decisiones, vivido experiencias, tenido circunstancias en la vida que en ciertos momentos nos “ladran” con fuerza haciéndonos revivir sentimientos dolorosos, de culpabilidad en nuestro interior basados en un pasado que no podemos cambiar. Ladridos que suenan a: “si no hubiese hecho esto”, “en estos momentos el/ella estaría…”, “si hubiese tomado otra decisión”, “yo tuve la culpa”… Lo peor del pasado es que es como un perro pero no un perro que está fuera del monasterio, un perro que nos persigue, un perro al que no podemos callar, un perro que ataca en los momentos de soledad, en los momentos en que vemos algo que nos hace referencia a una vivencia, a una herida del pasado. Tenemos varias opciones: la primera es cogerlo en brazos, lamentarlo, “es nuestra cruz”, dejar que nos muerda todo lo que quiera y sufrir cada día como si lo mereciésemos.Lasegunda es correr, correr muy rápido para que el perro no nos alcance, no pensar, endurecer el corazón, construir un muro para no sentir,hacer como que el perro no existe pero en realidad ahí sigue. La tercera es parar, darnos la vuelta, mirar de frente al perro, mirar aquello que has vivido, aquello que tanto te pesa, pero no lo cojas por que tú no puedes con ello,no corras por que te seguirá persiguiendo. Hoy vamos a mirar a Cristo y todos los ladridos que te atormentan, que te pesan de tu pasado entregaselos a El, tu no puedes con ellos pero El si y quiere llevarlos por ti. No te digo que el “perro”vaya a desaparecer, caminara contigo pero…no te morderá, no te destruirá por dentro por que tu ya no cargarás con ello y si en un momento dado vuelven a aparecer las garras y los dientes…¡no lo cojas! Vuelve a mirar al Señor, vuelve a entregarle lo que sientes y no le des vueltas. Hoy el reto del Amor es no dejar que tu pasado te aplaste. Hoy tienes la oportunidad de coger el camino de la Vida ¿qué vamos a hacer con el perro? ¡Adelante, Vive, merece la pena! No estás sólo, Cristo carga con lo que tu le quieras entregar.

¡VIVE DE CRISTO!