Ciudad de Paz

La violencia parece ser, por desgracia, uno de los signos de nuestro tiempo. Como en los principios de la historia, uno de los lugares más dramáticos donde se vive esa violencia es la relación entre varón y mujer. “Violencia de género”  se le llama a menudo. Pero la violencia, por desgracia, va más allá de un “género”: es también violencia por droga, por alcohol, por dinero, por deseos de posesión.

Como hemos podido comprobar esta semana de forma dramática, la violencia tampoco se limita a las relaciones entre varón y mujer. Hay también violencia de hijos hacia sus madres; hay madres que matan a sus hijos y, después, se suicidan. Existe violencia de clientes hacia los trabajadores de los bancos; violencia también en la política, aunque se esconda bajo las palabras de la demagogia. Es ya una plaga difícil de parar la violencia fundamentalista, así como la violencia racista. También el deporte, muy especialmente el fútbol, se convierte en lugar o excusa para practicar la violencia.

¿Qué nos está pasando? ¿Dónde están las causas de tanta violencia? ¿Cuáles podrían ser los caminos para buscar soluciones? ¿Se trata de multiplicar la presencia policial, o de contratar más seguridad privada? Tal vez el problema sea más profundo.

Sigue leyendo

En tierra de toresanos.

Llegó el domingo. Partimos antes de que despuntara el alba y la jornada culminaba pasada la medianoche. Entre esa ida y vuelta, un día para disfrutar del arte, de la cultura, de la historia, de la gastronomía y, sobre todo, de la compañía.

Fuimos a Toro (Zamora) sedientos de ‘Aqua’ y regresamos colmados pero con ganas de más. Así que, no sería extraño que tengan que hacernos hueco en próximas ediciones de la exposición de Arte Sacro ‘Las Edades del Hombre’. Eso sí, ya en otros municipios como el segoviano de Cuéllar en 2017 o Aguilar de Campoo (Palencia) en 2018.

Volviendo a nuestro periplo por Toro, cuando llegamos a tierra de toresanos –así se les llama a los habitantes de esta bonita localidad que roza los 10.000 habitantes- nos recibió Eva, nuestra primera guía turística, con la que recorrimos lo más representativo del lugar: La Colegiata de Santa María la Mayor; la iglesia de San Sebastián de los Caballeros; la iglesia de San Lorenzo el Real y el Mirador del Duero en el Paseo del Espolón.

Colegiata de Santa María la Mayor

Sigue leyendo