Último artículo dominical: “Simón Satán”

Cuando el Jordán es joven, y se precipita entre cascadas y rápidos por las altas tierras del Golán, se convierte para nosotros en memoria del paso de Jesús con sus discípulos por aquellas tierras lejanas a Jerusalén, gobernadas por Filipo, hijo de Herodes.

Allí, Jesús ha cambiado el nombre de Simón por el de Pedro, porque él supo comprender que Jesús es Mesías e Hijo. No han pasado unos minutos, no se ha avanzado ni un palmo de camino, cuando Jesús llama a Simón Satanás.

Un nuevo nombre para el discípulo. Simón ha de ser Piedra para la comunidad que nace pero, en estos momentos, está siendo Satán para Jesús. ¿Por qué llama así Jesús a su discípulo?

Sigue leyendo