Hacia el Domingo 21 de octubre de 2018…”CAMBIA EL MUNDO”.

“Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen”. Son palabras de Jesús de Nazaret a sus discípulos, camino de la ciudad de Jerusalén.

No sé si esta afirmación se puede aplicar a todos los jefes de la antigüedad; tampoco sé si se podría extender a todas las épocas de la historia, también a la actual. Creo que esa es la intención del evangelista al dejar escrita la frase del Maestro para todos los tiempos. Son “las cosas del poder”: es casi imposible mantenerse en él y no aprovecharse de él. ¿Qué clase de poder? Todos los tipos de poder: el político, el mediático, el religioso, el retórico… Nadie está libre de estas tentaciones del poder. Nadie. Es más, cuanta menos hondura personal, cuanto menos trabajo educativo ha realizado uno en su propia vida, más fácil es que ejerza el poder desde la tiranía.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…7 de octubre de 2018: “NO ES BUENO QUE ELLA ESTÉ SOLA”.

La mayoría habían venido de Valdepeñas: allí había nacido Raúl. Pero también había gente de Tomelloso, de Campo de Criptana, de Ciudad Real, de Almagro… ¿Qué congregó a tantas personas ayer en nuestra catedral? Además de la procedencia, también había diferencias en las edades, los trabajos, la condición social… ¿Qué era lo que los unía? Se habían reunido para asistir a un milagro.

Mejor, a dos. Un milagro sobre el pan, que es más habitual, y un milagro sobre una persona, un joven de Valdepeñas. El milagro no solo consiste en que el pan se convierte en el cuerpo de un judío del siglo I que resucitó: es la culminación de un proceso que se remonta a la misma creación, a la potencia de una semilla de trigo. Tampoco consistía el otro milagro en convertir a un joven en ministro del Maestro de todos los cristianos: ese milagro estaba precedido por todo un proceso de discernimiento, de libertad, de lucha, de acompañamiento, de configuración de la persona para responder al Misterio y vivir de Misterio.

Sigue leyendo