Hacia el Domingo…9 de diciembre de 2018: “RETABLO DE NAVIDAD”

La Navidad ha inspirado siempre a nuestros artistas. El arte es la capacidad de expresar con belleza las dimensiones más profundas de la realidad. En el fondo, la gran obra de arte es Jesús de Nazaret, “el más bello de los hombres” que expresa en su materia toda la hondura de lo real y todo el misterio de Dios y del hombre. María es, por ello, la gran artista de la historia de la humanidad: lo sabemos por su obra, por el resultado de sus manos y su cuerpo entero que nos han regalado al Mesías. Pero lo sabemos, también, porque ha sido la persona más “inspirada” de la historia. ¿Qué sería el arte sin inspiración? María ha sido inspirada por el mismo Espíritu de Dios: su virginidad es signo de ello. En ella, las musas no han pasado un instante por su mente, su corazón, su mirada y sus manos para plasmar un atisbo de lo eterno: en ella, el Espíritu absoluto ha dejado su huella y le ha concedido dar a luz la belleza definitiva.

Bajo la sombra de esta mujer, artista entre los artistas, los alumnos del curso de Fundamentación de nuestro Seminario, bien conducidos por su formador, nos han dejado su arte como felicitación navideña. Ya se puede ver su “Belén” a la entrada de esa otra obra de arte que es la “casa de la vocación” de nuestra diócesis.

Se trata de un tríptico que juega con las vidrieras y las figuras, con lo transparente y lo opaco. Eso es nuestra carne: opacidad en espera de ser traspasada por la luz de lo infinito para sembrar claridad a nuestro alrededor.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo….2 de diciembre de 2018: “MANTENERSE EN PIE”

El tiempo de Adviento se abre con una promesa de esperanza que el profeta Jeremías se atrevió a pronunciar muchos siglos atrás: cuando llegue el heredero de David  el pueblo estará en paz, habrá justicia y derecho en la tierra y todos vivirán tranquilos. “Llegan días en que cumpliré la promesa” dice el profeta en nombre de Dios.

¿Cuándo se han cumplido sus palabras, cuándo ha llegado esa hora de justicia y paz en que reina la tranquilidad como tónica del pueblo de la alianza? ¿Acaso con Jesús de Nazaret y su predicación del Reino?

Pero Jesús, este domingo, pronuncia una profecía de angustia, locura, miedo y ansiedad en medio del mundo. ¿Habrá que seguir esperando todavía para el cumplimiento de las promesas? Parece haber una profunda contradicción entre las lecturas bíblicas. ¿Cómo comprender estas diferencias que parecen insalvables?

Sigue leyendo