Hacia el Domingo…2 de junio de 2019: “ASCENDER”

La Pascua es una fiesta judía; los cristianos la hemos hecho nuestra porque asumimos el Antiguo Testamento y porque, además, se ha llenado de un nuevo sentido por coincidir con la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret.

Algo parecido sucede con Pentecostés, cincuenta días después de Pascua: es una fiesta judía, que celebra el don de la Ley en el Sinaí; pero ha sido asumida por los cristianos porque, en el año de la muerte de Jesús, la fiesta judía de Pentecostés coincidió con el envío del Espíritu de Jesús resucitado, el gran don y la nueva ley de los creyentes en el Padre de Jesús.

No sucede lo mismo con la Ascensión. No es una fiesta judía, es una conmemoración propia del cristianismo, entre las fiestas de Pascua y Pentecostés. En el fondo, se trata del quicio histórico y teológico entre la Pascua de Jesús y la llegada del Espíritu en Pentecostés.

Sigue leyendo