Hacia el domingo…4 de agosto de 2019: “LA SABIDURÍA DEL RELOJ”

Si la persona es “yo y circunstancia”, como hemos aprendido de Ortega, es importante la circunstancia que nos toca vivir para crecer como personas y descubrir los caminos de la verdadera dicha.

Entre las “circunstancias” que nos toca vivir, este domingo se nos proponen dos bien importantes: nuestros bienes y nuestro tiempo.

La relación del hombre con sus bienes es uno de los signos más claros de libertad y madurez. Diferentes escuelas filosóficas y religiosas a lo largo de la historia han reflexionado y aconsejado sobre la difícil tarea de gestionar los propios bienes para no quedar ahogados por ellos. También la Biblia habla, y mucho, de esta dimensión; también lo hizo Jesús de Nazaret. De hecho, el consejo evangélico de la pobreza es el resumen de la actitud que Jesús propone al discípulo ante los bienes de la vida.

Sigue leyendo