Hacia el Domingo…22 de septiembre de 2019: “UNO PARA TODOS”

Existe un grupo de tres breves cartas en el Nuevo Testamento que llamamos Cartas Pastorales. Su nombre proviene de los destinatarios: pastores de la Iglesia primitiva, los primeros sucesores de los apóstoles; en concreto, Timoteo y Tito. Son colaboradores de san Pablo y continuadores de su misión. Al final de su vida, el gran Apóstol del Mediterráneo escribe a estos hombres para darles instrucciones sobre cómo acometer la difícil tarea de conducir a la comunidad en tiempos recios y llenos de incertidumbre.

Una de las recomendaciones es rezar por todos, también por los dirigentes del Imperio, desde el emperador hasta los gobernadores de las provincias. La paz es buena para el hombre y buena para la fe.

Sigue leyendo