Hacia el Domingo…29 de diciembre de 2019: “EL MEJOR REGALO”

Las nuevas tecnologías han llegado también a la Navidad, en muchos sentidos. La mayoría de las felicitaciones, por ejemplo, se mandan ahora a través de las redes sociales de internet. Muchas de ellas son originales; la mayoría, copiadas y compartidas. Hay personas que se esfuerzan en hacer su propio “christma”, con más o menos toques de originalidad.

Pero sigue habiendo personas que envían su felicitación por carta… Incluso, algunos se atreven a escribir, de su propio puño y letra, unas palabras originales, que son solo para esa persona a quien va dirigida la felicitación. Todas las felicitaciones se agradecen; pero, sobre todo, las que llegan bajo esta forma: únicas, personales, que han necesitado tiempo para ser elaboradas. Es verdad que, de esta manera, se llega a menos personas; pero es lo que tienen las leyes de lo humano: en todo, “quien mucho abarca, poco aprieta”; a veces, hemos de elegir entre extensividad e intensidad.

De alguna manera, la encarnación es también esto: el Niño nacido en Belén ha sido escrito, de propio puño y letra, por el mismo Dios; por eso es tan pequeño y se ha dado a conocer solo en Belén. El Dios del amor es universal, pero ha querido llegar a nosotros concreto y pequeño, como todo lo que importa.

Sigue leyendo