Hacia el Domingo…23 de febrero de 2020: “LA CÁTEDRA DE SAN PEDRO”

El día veintidós de febrero, ayer, la Iglesia celebraba la fiesta de la Cátedra de san Pedro. En medio de la vorágine del Carnaval, es posible que esa fiesta haya pasado desapercibida para la mayoría. Es más, aún no coincidiendo con el Carnaval, seguramente es una fiesta poco significativa para los mismos cristianos. En el fondo, ¿qué celebramos? Ni siquiera se trata de un santo por el que podamos tener más o menos devoción, sino de un lugar: el asiento de san Pedro, en Roma. Pero es algo mucho más importante que un lugar físico: se trata de una dimensión fundamental del cristianismo que hunde sus raíces en las Escrituras: la misión de Simón-Pedro en la Iglesia.

Se trata de un tema delicado, porque es una de las cuestiones que más nos divide a los cristianos: los no católicos no aceptan, al menos en las actuales circunstancias, la forma en que la Iglesia vive esta misión del sucesor de Pedro. Se trata de un problema ecuménico fundamental.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…16 de febrero de 2020: “ES POSIBLE OTRO CAMINO”

Otra vez nos llegan ecos dominicales del discurso del Monte. Ahí, el Maestro de Galilea expone su nueva interpretación de la ley de Dios y nos ofrece un camino nuevo de humanización: “Habéis oído que se dijo… pero yo os digo”. Son muchas cosas las que nos dicen, y no solo las leyes antiguas: también los profetas de la modernidad. No está nuestro camino en escuchar estas ofertas, sino en oír la palabra de Jesús, su propuesta de vida, su ley, su camino.

La plenitud de esta nueva ley que Jesús nos plantea queda resumida en una frase final: “Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial”. Esta sentencia suena, justamente, cuando se habla del amor a los enemigos, del amor a todos. Esa es la perfección, la santidad cristiana.

Se llama “perfección” porque es acabamiento. La santidad consiste en no quedarse a medias, es atreverse a llegar hasta el final, a seguir dando pasos, a perseverar. La santidad es el cumplimiento de nuestra vocación más humana; la santidad es un camino de personalización, de humanización. Somos más nosotros mismos cuanto más nos acercamos a la santidad. La santidad no es un conjunto de rarezas que van contra la naturaleza humana, sino plenitud de esa naturaleza, acabamiento de la creación de Dios.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…2 de febrero de 2020: “PRESENTACIÓN DEL NIÑO”

Cuarenta días después de Navidad, vuelve la fiesta de la luz a nuestros pueblos: La Candelaria. Una fiesta de María, que es candela, como nosotros mismos estamos llamados a ser. Una fiesta, ante todo, de aquel que brilla como luz en nuestras candelas: el Hijo de María.

De ahí viene el nombre de esta fiesta del día dos de febrero: “Luz para alumbrar a las naciones” llamó el anciano Simeón al bebé Jesús cuando estaba entre sus brazos en el templo. Luz para todos y gloria para los suyos, para su pueblo, para Israel.

Un bebé que alumbra en manos de un anciano, en manos de su Iglesia y de cada uno de nosotros. Pero, ¿qué hacían allí, en el templo, los padres de Jesús? Se solapan dos rituales: la purificación de la parturienta y la presentación del primogénito. Este segundo ritual es el que tiene más importancia. ¿Cuál es sus signifcado?

Sigue leyendo