Hacia el Domingo…15 de marzo de 2020: “SEDIENTOS POR TRIPLICADO”

Es muy posible que, debido a la crisis del coronavirus, muchas personas no puedan acercarse este domingo por nuestras parroquias. Pero podrán seguir la Eucaristía por televisión. Podremos todos, eso sí, leer despacio y dejarnos interpelar por el precioso evangelio que la Iglesia nos propone este domingo en el camino cuaresmal: el diálogo de Jesús con la samaritana en el capítulo cuarto del cuarto evangelio.

Es un diálogo largo y lleno de hondura, interrogantes e ironía. En torno a un pozo, Jesús y una mujer empiezan hablando de agua, no desde el punto de vista teórico, sino como una petición concreta: “Dame de beber”. En un segundo momento, los mismos personajes hablan de la afectividad, de las relaciones de la mujer con su marido, de sus múltiples maridos. En tercer lugar, de forma aparentemente extraña, el diálogo deriva hacia el culto y la religiosidad.

Agua, afectos y religión: ¿no se trata, en el fondo, de lo mismo, de la sed?

Sigue leyendo