“OTRA BALDOSA MÁS” por Vicente A. H. Ruíz Blanco.

Otra baldosa más

Por Vicente  A. H. Ruíz Blanco.

El 5 de mayo del 2014, a la vista de lo que vemos en el apartado “ARCHIVOS” de la página parroquial, comenzamos a publicar en red una variada oferta de “CATEGORÍAS” (25), y hasta la fecha del 19 de julio del 2020, se han registrado un total de 761      entradas. Evidentemente no es un Diario Parroquial, pero sí una muestrecita de lo que se ha ido realizando, reflexionando, comunicando…¡claro está! Esta no es toda la vida de la parroquia, ni siquiera un asomo, y a veces pienso con algunos, que pudiera ser una pérdida de tiempo, energía y  vitalidad… ¿Por qué no?

El NEGATIVISMO, es una dimensión de la dialéctica social en todo lo que es  elementalmente humano, así que, también hemos tenido que afrontarlo, como casi todos en casi todo. Pero no nos han detenido aún  en el entuerto. Seguimos dejando rastro, con los que consideran POSITIVO mantener esta BALDOSA VIRTUAL en la construcción parroquial.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…26 de julio de 2020: “COMO SANTIAGO”

Una madre quiere siempre lo mejor para sus hijos.

La mujer de Zebedeo tenía dos hijos, Santiago y Juan; se habían convertido en seguidores de aquel Maestro de Galilea que atraía a las masas con su palabra y sus milagros. Ella también formaba parte de aquellos que lo escuchaban con gusto y seguían de cerca sus pasos.

Después de casi dos años caminando por Galilea, sobre todo junto a las riberas del lago, el camino de aquel hombre tomaba un nuevo rumbo y apuntaba a Jerusalén. Si es el Mesías y nos habla del Reino, dirigirse a la capital solo podía tener un significado: el Reino iba a despuntar de inmediato.

La madre se atreve a hablar con el Maestro y le hace una petición, no por ella sino para sus hijos: que se sienten a su lado en el Reino, que estén cerca del Mesías, que sean sus lugartenientes, que sean los primeros entre todos los seguidores.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…19 de julio de 2020: “EL TRIGO Y LA CIZAÑA”

“Meter cizaña” es una de las expresiones de nuestro vocabulario que tienen orígenes bíblicos. En concreto, se inspira en la parábola del trigo y la cizaña que aparece en el evangelio según san Mateo.

El trigo simboliza lo bueno y la cizaña, en cambio, la hierba mala, que comparte tierra y crecimiento con el trigo.

Según la explicación de la parábola, el enemigo del dueño de la tierra es quien siembra la cizaña; ese enemigo es “el diablo”. Por tanto, “meter cizaña”, de alguna manera, es hacerle la jugada al diablo, funcionar según sus leyes.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…12 de julio de 2020: “A LAS AFUERAS DE ROMA”

Nerón había mandado construir una villa en las riberas del río Aniene, al este de Roma, con un lago artificial. Solo quedaban ruinas de aquella construcción. Muy cerca, en una cueva del monte, un hombre de naturaleza recia y profunda interioridad, se retiró para buscar a Dios.

Más tarde, después de mucha ascesis y numerosas luchas contra aquellos que tenían envidia de su tenor de vida, aquel hombre se dirigió hacia el sur con un grupo de amigos: sobre un monte, en Cassino, junto a las ruinas de un templo de Apolo, aquel hombre y sus compañeros construyeron el primer monasterio benedictino de la historia. Está comenzando el siglo sexto.

Ayer celebrábamos la memoria de este hombre: san Benito.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…5 de julio de 2020: “ENCONTRAR NUESTRO DESCANSO”.

Nuestra semana de siete días, de tradición bíblica, se orienta hacia el sábado, el día séptimo, el día del descanso. El ritmo trabajo-descanso marca la vida y la religiosidad del israelita. Es tan importante este descanso para humanizar nuestra vida que aparece entre los diez mandamientos principales de Dios.

La Biblia nos ofrece una doble motivación para este mandamiento del descanso semanal: Dios también descansó de su obra creadora el séptimo día. Es decir, descansando, hacemos que nuestro trabajo se vincule al Dios creador, nos sabemos colaboradores de su obra, partícipes de la construcción de un mundo bueno y ordenado.

Una segunda motivación, recordada en el libro del Deuteronomio, es la salida de Israel de Egipto: descansar un día a la semana es memoria de liberación; Israel estuvo trabajando en Egipto como esclavo, pero Dios lo liberó y lo llevó a la Tierra Prometida, lo introdujo “en su descanso”. En la Tierra se descansa del largo camino del éxodo por el desierto y, sobre todo, se descansa de un trabajo que oprime. El descanso, por tanto, tiene que ver con la libertad, con la realización de un trabajo que no sojuzga, sino que realiza al hombre.

Sigue leyendo