Hacia el Domingo…12 de julio de 2020: “A LAS AFUERAS DE ROMA”

Nerón había mandado construir una villa en las riberas del río Aniene, al este de Roma, con un lago artificial. Solo quedaban ruinas de aquella construcción. Muy cerca, en una cueva del monte, un hombre de naturaleza recia y profunda interioridad, se retiró para buscar a Dios.

Más tarde, después de mucha ascesis y numerosas luchas contra aquellos que tenían envidia de su tenor de vida, aquel hombre se dirigió hacia el sur con un grupo de amigos: sobre un monte, en Cassino, junto a las ruinas de un templo de Apolo, aquel hombre y sus compañeros construyeron el primer monasterio benedictino de la historia. Está comenzando el siglo sexto.

Ayer celebrábamos la memoria de este hombre: san Benito.

Sigue leyendo