Hacia el Domingo…17 de octubre de 2020: “ANTONIO ÁNGEL ALGORA HERNANDO”

En la catedral de Ciudad Real, en la mañana de ayer, fue enterrado Antonio Algora, obispo emérito de nuestra diócesis.

A raíz de su muerte, son muchas las biografías y entrevistas que se han subido a las redes sociales. Por ello, no querría yo abundar en esta intensa biografía y en lo que ha significado este obispo nacido en Zaragoza y enterrado en Ciudad Real para la Iglesia en España y en nuestra diócesis. Quisiera, sí, hacer alguna reflexión desde el entierro en el que ayer participamos.

En la basílica catedral hubo protocolo. Sencillo, silencioso, correcto. El protocolo es un servicio, no tiene nada que ver con la hipocresía o con las formas vacías. Obispos, autoridades locales, provinciales, militares…: allí estaban para rendir homenaje a un hombre público de nuestra sociedad que, además, ha luchado por que esa sociedad sea más justa y humana, sobre todo en el mundo del trabajo. Gran parte de nuestro pueblo es cristiano: representándonos a todos estaban allí nuestras autoridades, porque también hay cristianos que están sirviendo a nuestra tierra y a los que todos, incluidos los no creyentes, tenemos mucho que agradecerles. Protocolo significa normalidad, presencia de lo religioso en medio de la sociedad, respeto y reconocimiento.

Sigue leyendo