Hacia el Domingo…30 de mayo de 2021: “SILENCIO MISIONERO”

En una de las reuniones de final de curso, revisando todo lo trabajado y vivido, un padre de familia preguntaba cómo llegar a transmitir el precioso mensaje del Evangelio a los demás, a sus propios hijos.

Casi todos los presentes querían responder, ofreciendo diversas soluciones y consejos a su pregunta. Pero hubo una voz más autorizada que habló de forma serena y todos callaron. Transmitir no es exactamente convencer; evangelizar es, ante todo, dar testimonio, transmitir con la voz y con la vida una belleza que nos ha cautivado, un amor que nos ha cambiado la vida y que es fuente de esperanza y humanidad en nuestra existencia cotidiana; la clave está en dar testimonio, comunicar una vivencia propia, sin pretender convencer ni cambiar al otro. En la evangelización, quien cambia es el apóstol; más tarde, con la libertad del que escucha y con la profunda obra de la gracia de Dios, puede llegar el cambio del oyente, el descubrimiento de ese tesoro que el apóstol ha encontrado.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…23 de mayo de 2021: “VENI CREATOR”

El día de Pentecostés la iglesia reza una oración poética preciosa, la secuencia del Espíritu, llamada también, por las palabras latinas con las que empieza, Veni creator.

En esta oración se expresan, ante todo, dos realidades en torno al Espíritu: los símbolos que representan cómo llega a nosotros y sus efectos para nuestra vida; lo que es y lo que produce.

El Espíritu viene definido como luz, padre amoroso del pobre, don, fuente, dulce huésped del alma, aliento.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…16 de mayo de 2021: “TEÓFILO”

Los autores antiguos solían dedicar sus libros a algún personaje concreto, fuera famoso o fuera amigo del escritor.

En los libros bíblicos tenemos también un caso curioso en el que dos libros son dirigidos a una misma persona: Teófilo. Se trata del tercer evangelio y del libro de los Hechos de los apóstoles. Ambos libros, anónimos en sí mismos, han sido atribuidos por la tradición a san Lucas, médico de profesión y discípulo de san Pablo.

Parece que a san Lucas no le importaba mucho aparecer como el autor de su evangelio. De hecho, él se considera dentro de la gran tradición de la Iglesia primitiva, que recoge las tradiciones sobre Jesús para transmitirlas a aquellos que no habían conocido al Maestro.

Sigue leyendo