Hacia el Domingo…27 de febrero de 2022: “POR SUS FRUTOS…”

Los expertos saben reconocer muy bien los distintos tipos de plantas y árboles. También los menos expertos podemos distinguir los más significativos. Las hojas del roble, por ejemplo, son fáciles de reconocer; el tronco de un alcornoque delata el tipo de árbol que tenemos delante.

El elemento que mejor nos hace reconocer un árbol, sobre todo si es frutal, es el tipo de fruto que da. Esta observación de la naturaleza, como en tantas otras ocasiones, sirve a Jesús, maestro de sabiduría, para darnos una enseñanza profunda.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…20 de febrero de 2022: “EL CONDE DE MONTECRISTO”

Hace unas semanas, en un programa de televisión con mucha audiencia, era entrevistado un escritor famoso que es todo un referente cultural en nuestro país. Sus respuestas eran interesantes y profundas. En un determinado momento, dijo que él aconsejaba ser ante los demás, no tanto un luchador cuerpo a cuerpo, sino un francotirador; cuando el enemigo acecha, es mejor esperar: tarde o temprano, la vida lo pone delante de tu objetivo y puedes dar el tiro de gracia; la paciencia para acabar con el enemigo en el momento oportuno, de forma infalible.

En la historia de Israel, un rey persiguió, aparentemente sin motivo, a uno de sus mejores soldados: Saúl, primer rey de Israel, persiguió a David. Parece que la envidia fue el motivo principal, el temor a que David le pudiera quitar el poder. David huyó por los desiertos. En un par de ocasiones, el destino puso a Saúl en sus manos. En una noche que Saúl dormía con su ejército, David se acercó y tomó la lanza y el botijo de la cabecera del rey, pero no lo mató.

Sigue leyendo

HACIA EL DOMINGO…13 de febrero de 2022: “EL CANTO DEL ROMÁNICO”.

La semana pasada tuve el privilegio de pasar unos días con la comunidad de monjes de santo Domingo de Silos. Cerca de treinta varones, vestidos de negro, cantando melodías de hace mil años que siguen llegando al corazón.

Mayores y jóvenes ponen ritmo a las letras de los Salmos, con su voz y con sus cuerpos, en un movimiento que sube y baja hablándonos de alabanza y humildad, de encarnación y cariño, de arrepentimiento y fortaleza.

Existe en el monasterio alguna joya del pasado, como el báculo de santo Domingo, pero el patrimonio más visible es su claustro románico, probablemente, el más famoso de España. Los capiteles son primorosos, como lo son también las ocho escenas de las esquinas que reproducen pasajes bíblicos cargados de serena majestuosidad.

Sigue leyendo