Hacia el Domingo…22 de mayo de 2022: “LA SERPIENTE Y LA MUJER”

«Toda tierra extraña es patria para ellos, pero están en toda patria como en tierra extraña. Igual que todos, se casan y engendran hijos, pero no se deshacen de los hijos que conciben».

            Estas palabras fueron escritas por un cristiano en el s. II después de Cristo y forman parte del llamado Discurso a Diogneto. Estamos en los albores de la Iglesia y este autor anónimo intenta explicar el estilo de vida cristiano. En este párrafo se presenta el cristianismo desde un conjunto de bellas paradojas: existe continuidad, pero también diferencias entre el nuevo estilo de vida y el que siguen los habitantes del Imperio.

            Una de estas diferencias radica en el tema de la muerte de los hijos concebidos. Los cristianos, desde el principio, se diferencian de la práctica pagana del infanticidio y el aborto. Como vemos, las cosas no han cambiado demasiado en dos mil años. Viviendo lo que predicaban, los miembros de una nueva religión fueron transformando el alma del Imperio romano.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…15 de mayo de 2022: “LA ÚLTIMA VOLUNTAD”

En su lecho de muerte, muchas personas tienen un último mensaje para sus familiares: «Vivid unidos». Lo que más desea alguien que ha acabado sus días, su legado más solemne y personal, suele ser que se quieran aquellos a quienes él ama.

            Cuando uno está a punto de morir recibe una valentía que, probablemente, no había tenido en su vida. Cuando ya no hay futuro, cuando el tiempo se agota, somos más valientes para hablar de lo esencial, de aquello que nos importa y que tantas veces callamos por vergüenza o por miedo, pensando que el futuro nos depararía nuevas oportunidades. Cuando ya no existe un futuro, no podemos dejar lo esencial para mañana.

            El deseo de que todos se amen brota, muy posiblemente, de una vida en la que se ha experimentado lo contrario: la división. Uno de los dolores más grandes de una persona es ver cómo no se aman aquellos a quienes ella sí ama. ¡Ay, si pudiera unirlos con su propio amor!

Sigue leyendo