Reto de Amor

Que pases un feliz día.
DE SACRISTANAS

Cada mediodía, cuando vamos a rezar el rosario, encendemos el foco que ilumina el Sagrario; no es que haya poca luz, es que mientras repasamos los misterios de la vida de Jesús, nos gusta que resalte el lugar donde Él se encuentra realmente, esperando que lleguemos para derramarnos su amor. Nos gusta también hacer sensible que Él es nuestro centro, en el centro del día, cuando descansamos de nuestras tareas matinales (que en el convento son muchas).

Leer más

Reto de amor: No buscar la eficacia

Buenos días, hoy el reto del amor es no buscar eficacia y rendimiento, meterte de verdad en aquello que tienes entre manos. Cada vez se nos inculca más vivir en términos de eficacia, por objetivos cumplidos, no empezamos una cosa y estamos pensando en la siguiente o si las circunstancias lo permiten hacemos dos o tres a la vez. Ayer nos tocaba cocina y así empece con la receta del pescado: “voy a ir rápido y así nos da tiempo a hacer otras cosas”. Cogí la receta y a toda velocidad a preparar ingredientes, utensilios… Cuando trabajamos así siempre hay algún punto que nos traiciona y a mi me la jugó la patatera: eché las patatas, encendí el grifo, tiempo, botón de “on”, casi sin dejarle empezar iba a salir disparada a lo siguiente cuando para mi sorpresa la que empezó a disparar fue la patatera… ¡Las patatas salían volando por la cocina! ¡El agua como si de un aspersor se tratase! Y es que…¡me dejé una de las compuertas de la máquina totalmente abierta! La eficacia del día de cocina se me cayo por los suelos (nunca mejor dicho) nada más empezar. Gracias al conflicto con la patatera pude recomenzar el planteamiento y opte por disfrutar de la cocina ¿sabes? No es lo mismo que acabemos mil cosas que ir haciendo cada una de ellas con Amor, desde la oración. Trabajar orando no es hacer pescado y ya, es trabajar junto al Señor, dejándole que te hable de lo que El quiere con lo que tienes entre manos “no eches pimienta que a algunas les sienta mal” “pon patatas para que aquellas a las que no les gusta el pescado puedan comerlo con camuflaje” “pon un detalle de forma que les entre por los ojos”, pude orar también por todos aquellos que han hecho posible que ese pez llegue a nuestra sartén y lo mejor es que acabe antes por que cuando vives lo que haces es más difícil que haya incidentes.Hoy el reto es poner Amor y oración en tu trabajo, en casa, con tus amigos, sin acelerarte que siempre hay una patatera que te delata (un plato que se cae, alguien que se siente arrollado por tus prisas y se marcha para que sigas “a tu ritmo”, algo que se quema, un cliente que se va disgustado por que no se ha sentido escuchado, un papel mal metido en la impresora que la atasca, un vaso de agua que se cae sobre el libro por un codazo inesperado…) así lo que tengas que hacer, por pequeño que sea, será una obra de amor, disfrutaras con ella y se lo transmitirás a los demás. Cristo no te pide listas interminables de tareas, el éxito no está en la eficacia que tu te propones, está en el Amor que pones en ello, en que realmente te sumerjas en cada cosa que haces, verás que todo sale, sale mejor, sale con Amor y disfrutaras con ello, vive cada momento.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de Amor

Buenos días hoy Ines nos lleva al Señor
SABER RECREARSE.

Cuando estaba en el noviciado y también muchas veces después, en la hora de la siesta me iba por la huerta, sin rumbo, a estar y disfrutar, y ¡qué de detalles descubría que en un paseo te pasan desapercibidos! Sabía que nadie me buscaría; hubo temporadas que dibujaba, sin esperar calificación, sólo para disfrutar de reflejar un rincón de mi historia, de mi casa, del entorno donde había vivido ó vivía mis amores con Cristo; y también mis luchas por ser buena, por llegar al patrón de monja que yo tenía, por alcanzar una meta de santidad, etc…se quedó ahí, en mi buena voluntad, en parte del camino, en ..un dibujo.

Pero todo aquello hizo un papel en mi historia y hoy lo recuerdo con inmenso cariño; el sufrimiento y la lucha se han difuminado y queda el paso que supuso hacia el hoy.

He pasado otros años muy ocupada y a veces si hubiera querido habría sacado momentos de esos; pero el ritmo te arrolla y ni lo concibes. Hoy vivo tranquila, en compás de espera del servicio a realizar en la comunidad, y es como si algo me ha hecho enlazar con aquella afición, he llegado a la celda y he preparado una mochila con “de todo”: papel, lápices, radio María, etc. dispuesta, no a repetir, porque cada momento es único; pero me he lanzado a disfrutar, recrearme, “perder el tiempo”, y sólo por ello he alabado al Señor por todo lo que El me regala y puedo disfrutar. No está mal parar un poco y saber que lo esencial permanece estable siempre.

Es impresionante reconocer que la vida sigue su curso independiente y a la vez enlazada; los árboles han crecido unos, desaparecido otros; los pájaros siguen igual de locos de un lado para otro, pero son otros diferentes; las hierbas secas, las hormigas y mosquitos acribillándote etc. el ecosistema funciona a pesar de las alteraciones, pero hay un Hilo Permanente que todo lo recrea y lo sostiene: Dios; “ pues si así hace con las hierbas del campo y las aves ¿qué no hará con vosotros sus hijos queridos?”

Hoy el Reto es VIVIR CONFIADOS de que “todo concurre para el Bien de los que Dios ama”, vívelo y transmíteselo a alguien que veas agobiado.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor

Hola buenos días hoy nos lleva Joane ( Julia) al Señor.
Buenos días, hoy el reto del Amor es caminar, avanzar, no dejar que tu pasado te aplaste. El monasterio está en un pueblo, es cierto que no es de los pequeños pero el sonido de fondo nada tiene que ver con el tráfico o el bullicio de la gran ciudad. Muchos días estamos en la capilla y son unos simples perros ladrando rompen el silencio. Al principio descentraban un poco, había momentos en los que daban ganas de gritar “¡qué se los lleven de una vez!” se tornaba molesto y lo peor es que no se podía hacer nada por callarlos, no estaba en mi mano ¿y ahora? Siguen ladrando, a veces no los oigo por que estoy acostumbrada y cuando los oigo y siento que me empiezan a enfadar los quito de mi centro de atención y vuelvo a lo que estaba: A mirar al Señor. Hoy pienso en los perros, pienso en mi pasado, en tu pasado. Todos hemos tomado decisiones, vivido experiencias, tenido circunstancias en la vida que en ciertos momentos nos “ladran” con fuerza haciéndonos revivir sentimientos dolorosos, de culpabilidad en nuestro interior basados en un pasado que no podemos cambiar. Ladridos que suenan a: “si no hubiese hecho esto”, “en estos momentos el/ella estaría…”, “si hubiese tomado otra decisión”, “yo tuve la culpa”… Lo peor del pasado es que es como un perro pero no un perro que está fuera del monasterio, un perro que nos persigue, un perro al que no podemos callar, un perro que ataca en los momentos de soledad, en los momentos en que vemos algo que nos hace referencia a una vivencia, a una herida del pasado. Tenemos varias opciones: la primera es cogerlo en brazos, lamentarlo, “es nuestra cruz”, dejar que nos muerda todo lo que quiera y sufrir cada día como si lo mereciésemos.Lasegunda es correr, correr muy rápido para que el perro no nos alcance, no pensar, endurecer el corazón, construir un muro para no sentir,hacer como que el perro no existe pero en realidad ahí sigue. La tercera es parar, darnos la vuelta, mirar de frente al perro, mirar aquello que has vivido, aquello que tanto te pesa, pero no lo cojas por que tú no puedes con ello,no corras por que te seguirá persiguiendo. Hoy vamos a mirar a Cristo y todos los ladridos que te atormentan, que te pesan de tu pasado entregaselos a El, tu no puedes con ellos pero El si y quiere llevarlos por ti. No te digo que el “perro”vaya a desaparecer, caminara contigo pero…no te morderá, no te destruirá por dentro por que tu ya no cargarás con ello y si en un momento dado vuelven a aparecer las garras y los dientes…¡no lo cojas! Vuelve a mirar al Señor, vuelve a entregarle lo que sientes y no le des vueltas. Hoy el reto del Amor es no dejar que tu pasado te aplaste. Hoy tienes la oportunidad de coger el camino de la Vida ¿qué vamos a hacer con el perro? ¡Adelante, Vive, merece la pena! No estás sólo, Cristo carga con lo que tu le quieras entregar.

¡VIVE DE CRISTO!