Hacia el Domingo…9 de junio de 2019: “UNIDOS PORQUE VIVOS”

Espíritu, alma, aliento, ánimo, aire: son sinónimos de vitalidad en el hombre y en toda la realidad. No sabemos muy bien lo que es la vida, pero tenemos claro lo que implica no tenerla. Tampoco sabemos muy bien lo que es el alma, o el espíritu; pero también nos damos cuenta cuando falta en el ser humano.

La vida y la muerte son dos condiciones bien distintas en los seres vivos. Entre ambos extremos, está la vitalidad: los diferentes grados de fuerza, de cercanía a la vida, de aliento, de motor, que todos experimentamos. La vitalidad es fruto de ese motor interno que llamamos espíritu, viento interior, respiración.

El espíritu, en la Biblia, tiene dos efectos principales: la unidad y la vida. Desde la primera página del Génesis, aparece el Espíritu aleteando sobre las aguas y, más tarde, penetrando en el barro del hombre para darle la vida. En la visión que el profeta Ezequiel tiene del futuro, los huesos secos son unificados y se rellenan de carne y de vida gracias a la invocación del Espíritu de Dios.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…2 de junio de 2019: “ASCENDER”

La Pascua es una fiesta judía; los cristianos la hemos hecho nuestra porque asumimos el Antiguo Testamento y porque, además, se ha llenado de un nuevo sentido por coincidir con la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret.

Algo parecido sucede con Pentecostés, cincuenta días después de Pascua: es una fiesta judía, que celebra el don de la Ley en el Sinaí; pero ha sido asumida por los cristianos porque, en el año de la muerte de Jesús, la fiesta judía de Pentecostés coincidió con el envío del Espíritu de Jesús resucitado, el gran don y la nueva ley de los creyentes en el Padre de Jesús.

No sucede lo mismo con la Ascensión. No es una fiesta judía, es una conmemoración propia del cristianismo, entre las fiestas de Pascua y Pentecostés. En el fondo, se trata del quicio histórico y teológico entre la Pascua de Jesús y la llegada del Espíritu en Pentecostés.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…26 de mayo de 2019: “EL PRIMER CONCILIO”

Durante el tiempo de Pascua, la Iglesia recuerda sus inicios: cómo, desde Jerusalén, y pasando por Judea y Samaría, el Evangelio se extendió por todo el Imperio hasta los confines del mundo: llegó a Roma, a España, también a las zonas de Orinente, más allá de los límites de la cultura romana. San Pablo fue uno de los apóstoles clave en esta expansión.

La Iglesia nació misionera, creció por dentro a fuerza de compartir su Evangelio con todos. En este esfuerzo misionero, no solo surgieron dificultades exteriores por la infraestructura de los caminos o por la oposición de los gobernantes: también surgieron dificultades internas, sobre todo en la cuestión de cómo interpretar el Evangelio de Jesús de Nazaret. Tuvieron los apóstoles, por este motivo, que convocar una asamblea en Jerusalén. Pensamos que esta asamblea se desarrolló, más o menos, en el año 48.

Se trataba de un problema principal que, a su vez, descubría otro problema más de fondo. El problema inmediato tenía que ver con los destinatarios de la evangelización: ¿había que predicar solo a los judíos, o también a los paganos? Este problema surgió con motivo de los prosélitos y temerosos de Dios, que eran paganos pero acudían a las sinagogas y, por ello, empezaron a oír a Pablo y a los apóstoles y muchos quisieron convertirse. Abrir el Evangelio a todos significaba una novedad en la historia de la elección: ¿se podían bautizar sin haberse circuncidado antes? ¿Podían llegar directamente a Cristo sin pasar por Moisés?

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…19 de mayo de 2019: “PROPUESTAS VALIENTES”

A casi todo el mundo le gusta viajar. La técnica y el progreso han facilitado los viajes y las estancias fuera de casa: lo que antiguamente podía parecer un sacrificio, ahora es una forma de disfrutar de la vida. Mucha gente viaja para entretenerse; los hay, también, que viajan por trabajo, o por compromisos familiares. En general, los viajes nos enriquecen; solemos viajar precisamente por ello: para aumentar nuestro gozo, para incrementar nuestra cultura.

Cuando leemos el libro de los Hechos de los Apóstoles, durante todo el tiempo de Pascua, nos encontramos con los viajes de san Pablo por todo el Mediterráneo. No es turismo, tampoco compromisos sociales: se trata de misión. Lo de san Pablo se parece más a los viajes de un correo que porta noticias que a los de una persona que recorre lugares por afán de conocimientos. San Pablo viajó para enriquecer a otros; podríamos decir que se desgastó para que muchos desconocidos compartieran el tesoro que él había descubierto.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…12 de mayo de 2019: “HE TENIDO UN SUEÑO”

Que nuestros sueños se cumplan: ¿no es esta una de las claves de una vida feliz y plena? Es precioso encontrarnos con las sorpresas que la vida nos va regalando sin que nosotros lo hayamos proyectado; pero también es muy hermoso que se vayan cumpliendo metas e ilusiones que hemos soñado desde muy atrás y por los que nos hemos esforzado.

¿Cuáles son los sueños más profundos y más a largo plazo que tengo para mi vida? Dar respuesta a esta pregunta ayuda a vivir con mayor plenitud y a construir con futuro y fundamento.

También es posible que lleguen a mí los sueños de otro y abran horizontes que nunca se me habían planteado. Es famoso ese gran sueño que tuvo Martin Luther King: supo poner en movimiento a toda una generación para construir un futuro mejor para todos.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…28 de abril de 2019: “ÚNICO SEÑOR”

En boca de Tomás, apodado el Mellizo, las últimas palabras del evangelio suenan más fuertes y creíbles; suenan, ante todo, como si fuéramos nosotros mismos los que las pronunciamos, superando todas nuestras dudas y aceptando la verdad de la resurrección como una presencia que se nos regala: “Señor mío y Dios mío”. Es la confesión de fe más completa de todo el evangelio. Al principio, el mismo autor nos dijo que la Palabra era Dios; ahora, al final, después de un largo recorrido lleno de límites, el discípulo es capaz de pronunciar esa misma verdad como experiencia propia: Jesús, Palabra débil y encarnada, es Dios.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…21 de abril de 2019: “FUERON TESTIGOS”.

¿Sería posible la fe cristiana si Jesús de Nazaret no hubiera resucitado? ¿Seguiríamos celebrando la eucaristía cada domingo, se habrían inventado procesiones y actos de piedad? ¿Habría tenido fuerza la vida pública del Maestro de Galilea para engendrar a la Iglesia y extender el Reino por todos los rincones de la tierra? Sabemos cómo acabó todo a las puertas del sepulcro: los discípulos huyeron, las mujeres se mantuvieron a distancia, con un amor devocional y sincero. ¿Qué habrían hecho después? ¿Cuánto tiempo habría durado su memoria del Amigo crucificado?

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…14 de abril de 2019: “LÁGRIMAS DE PASIÓN”

No es improbable, en los días de Semana Santa, ver a personas derramando alguna lágrima, especialmente ante la presencia de alguna imagen de la Virgen o del Crucificado. En la vida diaria, las lágrimas son, normalmente, signo de dolor, propio o ajeno, físico o espiritual. Ante la imagen de Jesús de Nazaret crucificado nos sentimos acompañados en ese dolor, lo mismo sucede con nuestra imagen de María en la pasión, la compañera del Hijo hasta el final. Por eso, en la presencia del “dolor más grande”, nuestro sufrimiento se llena de emoción y se abre a la esperanza.

También hay llanto en los relatos bíblicos de la Pasión, también hubo lágrimas en la primera Semana Santa, la que dio origen a todo lo que somos. Nos fijamos en tres personajes que derramaron lágrimas en aquellos días cuya memoria celebramos.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…7 de abril de 2019: “SOLTAR LAS PIEDRAS”

“El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”: todos conocemos esta famosa frase de Jesús, pero no sé si conocemos el contexto en el que fue pronunciada. Los escribas y fariseos presenta a una mujer, sorpredida en adulterio, para que Jesús juzgue sobre su condena. A ellos no les importa la mujer: la utilizan para poder acusar a Jesús, para exigirle una respuesta que, en cualquier caso, le compromete.

¿No es este el caso de muchos “aficionados a jueces” que vemos en los medios de comunicación y que utilizan casos concretos de sufrimientos personales para atacar a la Iglesia o a personas que no piensan como ellos? El evangelio según san Juan nos dice algo parecido en el caso de Judas y su crítica al perfume de María de Betania con la excusa de los pobres: “Lo dijo –dice el narrador–, no porque le importaran los pobres, sino porque era un ladrón y quería quedarse con el dinero”.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo 31 de marzo de 2019: “AL FINAL, EL BANQUETE”

Después de un largo camino por el desierto, un pueblo agotado, pero lleno de libertad, llega por fin a su tierra soñada, a la tierra prometida a sus antepasados. El primer acto que realizan al llegar es celebrar una fiesta, la Pascua, y comer los frutos de la tierra. Durante el camino han comido un pan sin cuerpo, un mínimo que sostenía su marcha y que venía del cielo, el maná, que nadie sabía muy bien qué era, pero que daba fuerzas para continuar hasta la meta.

Al salir de la tierra de la esclavitud, cuarenta años antes, también habían celebrado la misma fiesta, la Pascua, habían comido el cordero para que su sangre los distinguiera y salvara; habían comido hierbas amargas para recordar los tiempos sufridos, que ahora tocaban a su fin; comían pan sin levadura para dejar atrás todo lo viejo y comenzar algo nuevo, confiandos en las promesas que venían del desierto y del pasado.

Sigue leyendo