¿Tiene límite la misericordia?

Otra parábola que tiene como protagonista a un hombre rico. No tiene nombre, aunque la tradición le ha llamado Epulón. Es lo normal en las parábolas: su carácter anónimo. Lo extraño en este caso es que tenga nombre el personaje secundario: Lázaro.

Como en tantos otros casos, tenemos un problema con las parábolas: creemos entenderlas, no nos llaman la atención, pensamos que ya sabemos su mensaje; nos pueden gustar más o menos, pero las tratamos con la misma indiferencia petulante de quien cree conocer lo que escucha.

El rico de la parábola, después de morir, puede aún ver. Y puede ver el seno de Abraham; allí reconoce a Lázaro y ve su dicha desde su propio sufrimiento. El rico llama a Abraham, se dirige a él como padre. Más tarde, Abraham se dirigirá a él como “hijo”. Este hombre tiene cinco hermanos que viven en la casa de su padre. La parábola nos recuerda mucho a la del hijo pródigo, que está un capítulo más atrás.

Es más, el rico pide explícitamente misericordia a su padre, a Abraham: “¡Ten compasión de mí, padre!” ¿Quién de nosotros no respondería a un hijo nuestro, en cualquier condición, ante estas palabras? El mismo Jesús de Nazaret, a quien conocemos bien por su mensaje y que acaba de hablarnos de un padre misericordioso que todo lo perdona, ¿cómo puede contarnos ahora esta parábola contra la misericordia?

Sigue leyendo

Jornada Universitaria “De Asís a Roma: una ecología agradecida” (10 de octubre)

Queridas amigas, queridos amigos:
Estáis invitados a esta jornada que la Pastoral Universitaria organiza en colaboración con la UCLM, el lunes 10 de octubre de 2016, Facultad de Letras. Se dedica a la reflexión sobre la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco, en el marco del diálogo fe-cultura, sus raíces franciscanas y sus implicaciones en el cuidado del medio ambiente.
 
Programa_Jornada_Laudato_Si
 

Sigue leyendo