Me Sedujiste

“Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir”. Estas palabras de Jeremías han sido pronunciadas, predicadas y vividas por infinidad de creyentes a lo largo de la historia. Han representado y han dado cauce a esa dimensión de la religión que es belleza y atracción, relación personal, amor. Jeremías tiene otros textos que señalan la misma perspectiva. No es original en esto: ya se le adelantó el profeta Oseas unos kilómetros más al norte y un siglo antes.

También es la perspectiva de quienes fueron creando la tradición del Deuteronomio, y es el alma de los judíos sencillos que tuvieron que reconstruir su religiosidad tras el devastador exilio en Babilonia y la opresión de los sucesivos imperios.

La esencia de la religión, al menos de la religión judeo-cristiana, es el amor. La vinculación con Dios solo puede ser fruto de la atracción y de la libertad. Dios no tiene adeptos, sino hijos; prefiere –como señala bellamente la parábola del hijo pródigo- que sus hijos se alejen en libertad a que se queden en el hogar por obligación, violentados.

Leer más

Llaves en las Manos

En la iconografía del arte cristiano, san Pedro es representado con una o varias llaves en su mano. San Pablo, normalmente, con una espada; san Marcos, con un león; san Juan Zebedeo, con un águila… Cada personaje posee su signo característico. ¿De dónde vienen estos símbolos? Normalmente, del texto bíblico o de su tradición interpretativa.

El caso de san Pedro es, tal vez, el más claro y uno de los que tienen su origen más evidente en la Biblia.

A mitad de su evangelio, san Mateo relata un diálogo entre Jesús y sus discípulos, en las cercanías del monte Hermón, donde el Jordán tiene una de sus fuentes principales, en los alrededores de la nueva ciudad que Filipo se está construyendo como capital de su tetrarquía.

Es la pregunta radical del evangelio y del cristianismo: ¿Quién es Jesús de Nazaret? ¿Cuál es el significado de su misión y su persona para la historia y para cada creyente?

Leer más

Como María

El pasado día de la Pandorga, un periodista de televisión entrevistaba a cuantos iban pasando a la catedral para ofrecer sus dones a la Virgen del Prado. Uno de los grupos pertenecía a la Hermandad de la Virgen de la Cabeza. El entrevistador preguntó si no había “competencia” entre ambas “Vírgenes”. Le contestaron de una forma muy sencilla: es la misma Virgen, María, la de Nazaret.

Leer más

Las Poderosas MACS

Hace unos días pude ver, a ratos, una película titulada Las poderosas Macs. Está basada en un hecho real. En los años setenta, el equipo de baloncesto de un colegio de monjas católicas, la Inmaculada, fue capaz de ganar el campeonato nacional de Estados Unidos durante varios años. La gran protagonista es la entrenadora, esposa de un entrenador de la NBA. Junto a ella, una monja joven ejerce las funciones de segunda entrenadora.

Cuando llegan a la final, la monja escribe en la pizarra del vestuario, con letras bien grandes, una palabra: BELIEVE, creer. Esta es la clave para llegar a la final y poder conquistarla. La palabra es muy adecuada, dirigida a un grupo de estudiantes de un colegio católico.

Leer más