Para que puedan ver

¿Cuánto duró el ministerio público de Jesús de Nazaret? El evangelista san Lucas supone, siguiendo a san Marcos, que fue un año, y lo hace coincidir con el año jubilar judío: la misión de Jesús es el gran año sabático, el año de descanso, el año del perdón, el año de gracia del Señor, el año de la misericordia; con su presencia, el Mesías de Dios le da una cualidad nueva al tiempo y lo convierte en período propicio para reconstruir, para volver a empezar, para sanar. Lo dijo Jesús en su discurso inaugural, en la sinagoga de Nazaret: se ha inaugurado el “Año de gracia del Señor”.

Por otro lado, el mismo evangelista san Lucas marca esa misma intervención de Jesús con otro adverbio cargado de densidad: “Hoy”. Desde el nacimiento hasta la cruz, desde Belén hasta el Calvario, Jesús de Nazaret ofrece el día definitivo para el perdón.

“Hoy os ha nacido un Salvador” les dice el ángel a los pastores. “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír” les dice Jesús a sus paisanos en la sinagoga de Nazaret.  “Hoy ha llegado la salvación a esta casa” le dice Jesús a Zaqueo cuando lo visita en Jericó. “Hoy estarás conmigo en el Paraíso” le dice el Crucificado al ladrón que reconoció su pecado.

El “mañana” es otra cosa: la presencia de Dios convierte en presente definitivo nuestro tiempo, lo toca de eternidad y lo impregna de misericordia infinita.

Sigue leyendo