Hacia el Domingo…18 de febrero de 2018: “UN ARCA PARA TODOS”

Los cuarenta días del tiempo de Cuaresma nos recuerdan a muchos acontecimientos del Antiguo Testamento que también duraron cuarenta días, o años. Especialmente, es claro el paralelo con el diluvio, en tiempos de Noé.

El relato del diluvio no es exclusivo de la Biblia; conocemos versiones mesopotámicas muy antiguas de este mismo hecho: Atrahasis y Gilgamesh son los mitos más famosos. También tenemos una versión parecida en el relato griego en torno a Deucalión y sus tres hijos.

El relato bíblico está bien arraigado en la historia de la humanidad; mucho antes de que la Palabra de Dios en persona se hiciera carne, las palabras de Dios ya estaban caminando, encarnadas, en diálogo con la palabra humana, fecundándola desde dentro y dialogando con nuestra libertad desde nuestro mismo lenguaje.

Cuando se comparan los mitos antiguos que incorporan el diluvio y el relato bíblico, se ven los parecidos y resplandecen, ante todo, las diferencias.

Sigue leyendo

Hacia el Domingo…11 de febrero de 2018: “UNIR LAS MANOS”

¿Cuál es el sentido de nuestros límites? ¿Por qué no llegamos, siempre, donde queremos? ¿Por qué, incluso para las tareas más limpias y desinteresadas, encontramos siempre tantas dificultades?

Todos tenemos experiencia de lo difícil que resulta, a menudo, realizar el bien que deseamos. Y todos sabemos que, muchas veces, esa dificultad brota de nuestras propias resistencias interiores, o de las resistencias exteriores que otros, o la realidad en general, nos presentan.

Debajo de todos esos momentos se nos revela la verdad profunda de nuestra condición: somos limitados. El mundo, el clima, los genes, la sociedad, lo real en todos sus sentidos, es un mundo lleno de posibilidades, pero también de retos. Si dejamos de movernos, morimos; el mundo es una arena de lucha intensa, la realidad es una tarea.

Sigue leyendo